19.9.17

Litoral: especial Torremolinos

Se ha publicado un número especial de la legendaria revista Litoral: "Torremolinos. De pueblo a mito", de cuya edición se ha ocupado Alfredo Taján. Tengo el gusto (¡y el honor!) de colaborar con el artículo "Thomas Bernhard, el turista cero". Empieza (¡bernhardianamente!) así:
Veinticinco años después del turista un millón y después y antes de muchos millones de turistas llegó a Torremolinos Thomas Bernhard, el turista cero. No buscaba diversión sino retiro: calidez en el invierno, luz, inacción; el mar y la atmósfera del mar, “que dilatan las venas”. Era diciembre de 1988. El domingo 18, según el traductor Miguel Sáenz. Aunque el editor Sigfried Unseld escribe que vio un contrato firmado por Bernhard en Torremolinos con otro editor el martes 13. En cualquier caso Bernhard, que pensaba quedarse varios meses, tuvo que regresar a Austria por un agravamiento de su enfermedad el sábado 30. Murió en su piso de Gmunden el domingo 12 de febrero de 1989.

18.9.17

La maldición

Escribí hace poco que el gran tesoro biográfico de mi generación (la de los españoles nacidos en la década de 1960) iba a ser ya la gran relajación patriótica en que habíamos vivido. Hasta ahora, hasta hace unos años. Y salvo que fuésemos del País Vasco o Cataluña, donde la tensión patriótica del nacionalismo franquista fue sustituida por la tensión patriótica de sus nacionalismos respectivos. Pero fuera de ahí: ¡qué dulzura! ¡La dulzura de vivir sin una bandera atosigando!

La española estaba en los edificios oficiales, civil, quietecita. O moviéndose en los desfiles, dos o tres veces al año. O en alguna que otra manifestación, en las que se colaban fotógrafos para cazar aguiluchos (que solían ser escasos, si había; solo abundaban en grupúsculos nostálgicos). Aparecía en el fútbol, cuando jugaba la selección. En alguna carretera de la Vuelta o el Tour (y siempre en menor cantidad que, por ejemplo, la proetarra). Unos cuantos ciudadanos enfáticos o sentimentales la colgaban en su balcón, pero hasta que España ganó el Mundial en 2010 no más de una docena por cada millón de habitantes. Y prácticamente poco más.

La bandera más grande, la de la plaza de Colón de Madrid, no se puso hasta 2001, cuando mandaba el PP en el gobierno y en la alcaldía. Fue interpretada por muchos como el símbolo del nacionalismo español que volvía, o que nunca se había ido. Pero yo he pasado cientos de veces por allí y todas, cuando he ido con alguien, o hemos ignorado la bandera o hemos hecho un chistecillo. Esa es la relación que hemos tenido con los símbolos patrióticos los de mi generación: o ignorarlos o hacer chistecillos. Como ellos tampoco venían hacia nosotros ni nos imponían nada, la consecuencia era la que he dicho: relajación absoluta.

El correlato quizá fuese ingenuo: pensábamos que, al librarnos de la presión patriótica, nos habíamos librado del fastidioso tema de España. O, por decirlo de otro modo, de nuestra desastrosa historia. Sentíamos que, por un milagro, habíamos escapado del destino que hasta entonces había apresado al país. Leíamos las angustias de Quevedo (“Miré los muros de la patria mía...”), Jovellanos, Larra, Galdós, los autores de la generación del 98, Ortega y Gasset o Cernuda con emoción, pero como algo ya desaparecido. Había un corte entre nosotros y nuestros antepasados. Y habíamos tenido la fortuna de quedar en el lado bueno del corte.

La descomposición presente se ha venido gestando desde entonces. La culpa principal es de los dos grandes partidos, el PSOE y el PP, que han oscilado entre la inconsciencia y la irresponsabilidad. Y también, por supuesto, de los nacionalistas, que han conservado la cepa cancerígena del desastre español. Porque aquí estamos de nuevo: en el desastre español de siempre. No nos habíamos librado de él ni de coña. No había habido ningún corte con nuestros antepasados. El fastidioso tema de España regresa como una maldición.

* * *
En El Español.

11.9.17

Sí al diálogo, pero con nosotros

Ya estamos ante un escenario familiar: el de la petición de diálogo por parte de quienes escogen exhibirse como dialogantes en una situación en que no se dan las condiciones para el diálogo. “Siempre hay tiempo para que Rajoy levante el teléfono”, ha dicho Íñigo Errejón, y lo ha dicho no antes sino después de lo sucedido en el Parlament esta semana. También Pedro Sánchez dice, tras mostrar su apoyo al presidente, que tras la restitución de la legalidad ha de venir el diálogo...

El diálogo, efectivamente, es el ideal civilizatorio. Nada hay más noble que aspirar al diálogo. De ahí su merecido prestigio: un prestigio del que pretenden beneficiarse quienes lo exigen a toda costa. Por desgracia, el diálogo no es siempre posible; ni todo hablar es dialogante. Está el diálogo de sordos, que no es diálogo. O el diálogo de besugos. Lo enojoso de estas modalidades es que basta que uno sea el sordo o el besugo para que el otro quede contagiado. Pero si sucede que solo uno lo es, reprocharles la falta de diálogo a los dos es injusto. El plural de diálogo de sordos y diálogo de besugos lo que indica no es que sean culpables necesariamente los dos, sino que no hay diálogo; para ello, como en las riñas, basta con que uno no quiera.

Con nuestros nacionalistas y populistas hay un problema que se añade a su propensión a imponer su criterio (y más allá del diálogo si se les contraría; baste ver el acoso a los alcaldes que han dicho no), y es que no se están dirigiendo como interlocutores a nosotros –los españoles demócratas de hoy–, sino a unos fantasmas: los españoles franquistas de hace más de cuarenta años. A nosotros nos puentean. Por eso es extenuante todo intento de diálogo con ellos: sencillamente, no nos consideran, no nos ven. Están enfangados en una interlocución imposible con espectros del pasado. Quienes defendemos la España constitucional somos remitidos una y otra vez al franquismo. Para ellos no estamos donde estamos, en una democracia descentralizada y poco o nada nacionalista (y con muchos de nosotros pronunciándonos explícitamente como antinacionalistas), sino en una falsa democracia y en el “nacionalismo español”.

No deja de ser una coartada autoexculpatoria, por supuesto. Quieren convencerse de que el golpe se lo están dando a la dictadura de Franco y no a una democracia europea. La pobre Àngels Martínez, por ejemplo, ha alegado para no pedir perdón por su falta de respeto en el Parlament que la bandera española “fue impuesta por las armas”. Los argumentos de ella y quienes piensan como ella desembocan, tarde o temprano, en la despectiva expresión derogatoria “régimen del 78”.

Y aquí se ve quiénes no están de verdad por el diálogo. Porque si una cosa caracteriza a la Constitución de 1978 es haber sido fruto precisamente del diálogo. Un diálogo tan adecuado a nuestra realidad compleja, que si lo desbaratásemos todo y nos pusiésemos otra vez a dialogar para reconstruirlo, el resultado sería algo muy parecido a esa Constitución. Esto, en el mejor de los casos: y siempre y cuando el diálogo fuese real y entre interlocutores reales.

* * *
En El Español.

6.9.17

La muerte de Sócrates

He podido leer ya un libro que llega mañana a las librerías (y se presenta en una de ellas: la Rafael Alberti de Madrid, a las 19h): La mirada de los peces, de Sergio del Molino (Random House). Tras su éxito de la temporada pasada con La España vacía (Turner), muchos lo están esperando, sobre todo en Twitter. Pero tengo una mala noticia para ellos: es un buen libro.

Escrito con su estilo suelto y eficaz, del que se sirve para poner “la carne en el asador” (algo que siempre irrita a los estiraditos), Del Molino narra sobre todo su relación con un antiguo profesor de filosofía del instituto, a partir de la cual reflexiona sobre el pasado y el presente. Hay un elemento serio en esta reflexión: el profesor, Antonio Aramayona, se suicidó el verano pasado. Estaba lúcido pero enfermo, y decidió finalizar su vida antes de que mermara su lucidez y tuviese que depender de cuidadores.

La grandeza de La mirada de los peces está en el retrato vivo que ofrece del profesor. En tanto que vivo, es contradictorio: el profesor aparece en lo que tenía de adorable y ejemplar, pero también en lo que tenía de cargante. Por lo que escribe Del Molino (y por lo que he visto en el documental de Jon Sistiaga), Aramayona inspiraba devociones. El libro no deja de rendirle culto también, pero incluyendo su cuestionamiento. Esto, que puede resultarles chocante a los devotos, es precioso en realidad: porque evita que el personaje se petrifique. El hombre se mató, pero el libro nos lo trae vivo.

En el tiempo que transcurre entre que Aramayona anuncia que se va a matar y el momento en que lo hace, me he acordado de la muerte de Sócrates; de la velada que Platón cuenta en el Fedón: un periodo tenso, con densidad existencial. No faltan la ligereza ni el humor, pero la ocasión de fondo es grave. Hay un componente legislativo común: el suicidio de Sócrates es por respeto a la ley ateniense, aunque haya sido injusta con él; Aramayona exhibe el suyo como activista en favor del derecho a una muerte digna. Y en ambos casos está el propósito de ser coherentes con la propia filosofía, hasta el final.

Después, quedan vivos los discípulos. Los mejores son los que acogen el impulso del maestro pero no se atienen a su literalidad. Así Sergio del Molino.

* * *
En The Objective.

4.9.17

Estos lodos

Nos encontramos en un momento desagradable, pero de una profunda comprensión. La situación es sucia, pero la suciedad la vemos limpiamente. Es una suciedad de una notable nitidez.

Si de algo ha servido la pasividad del presidente Rajoy con los independentistas catalanes (una pasividad que –por mucho que se ajuste a su carácter– ha tenido más de impotencia que de paciencia), ha sido para que podamos verlos en su integridad: cocidos en su propia salsa, sin intermediación. El esquema ha sido el del adolescente que está pidiendo a gritos que el padre le pare los pies; esas prevenciones contra “los tanques” que nunca llegaban eran secretamente una invocación. Pero el desvanecimiento de la autoridad los ha dejado abandonados a sí mismos: de este modo, han expresado y exhibido su calaña hasta las heces, mostrando el tipo de bicharracos que son.

Uno se propone ser civilizado y hasta moderar el tono, por si contribuyera en algo. Pero se enciende ante tanta basura. Y ante el hecho de que toda esta agresividad gratuita, innecesaria, impresentable y soez la están ejerciendo contra un Estado democrático, contra los ciudadanos españoles y contra la mitad como mínimo de sus conciudadanos catalanes. La patología es que disfrazan la agresión de victimismo, en un juego sórdido que es para vomitar.

A la pregunta de ¿qué se ha hecho mal?, uno está tentado de decir: ¡todo! Porque lo que se ha hecho mal ha sido permitírselo todo durante cuarenta años. Lo que hemos hecho mal ha sido lo que no hemos hecho.

Estábamos, en realidad, vendidos. Franco dejó inservible el patriotismo español. Hacía falta una purga, una cuarentena. Todavía a mí, que tenía nueve años cuando el dictador murió, me da reparo coger una bandera española; y de hecho, no la he cogido nunca. Pero esta reticencia (mía y de todos) que, en la práctica, se tradujo en décadas españolas de una incomparable relajación patriótica –que va camino de ser ya nuestro gran tesoro biográfico–, fue aprovechada por los que sí esgrimían una “patria” incontaminada de franquismo: los nacionalistas. De este modo quedaron impunes para ir desarrollando sin obstáculos su propia modalidad de franquismo...

Con frecuencia me acuerdo del verso de Rimbaud: “Por delicadeza perdí mi vida”. La delicada España de la Transición –delicada, sí, digan lo que digan– se va a ir al garete justo por su delicadeza. Seremos los sudistas de nuestro propio país; pero esta vez la derrota será bella, porque será la de los buenos: la de los que estaban contra la esclavitud. Rosa Parks en el autobús de Garganté.

* * *
En El Español.

PD (7.9.17). Vamos a ganar, porque somos mejores. No por nosotros, sino por lo que defendemos.

1.9.17

Jot Down 20

Acaba de salir el nuevo trimestral en papel de Jot Down, el núm. 20, especial Guerras. Yo colaboro con un artículo sobre la relación de Ernst Jünger con la guerra, que fue variando con la edad: "Jünger y el uniforme congénito". La expresión la he tomado de sus diarios de la Segunda Guerra Mundial, Radiaciones. En un momento de su entrada del 29 de abril de 1941 escribe: "Desertemos adonde desertemos, con nosotros llevamos nuestro uniforme congénito; y ni siquiera en el suicidio logramos escapar de él". La revista se puede comprar en librerías o por la web de Jot Down.